MINDFULNESS

te

MINDFULNESS

La atención plena: meditación para aliviar el estrés y mejorar la relación con la comida

La palabra  “Mindfulness” ha sido traducida al español como Atención Plena o Presencia Mental.

Es reconocida como una manera efectiva de reducir el estrés, aumentar la autoconsciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés y mejorar el bienestar general.

Mindfulness o Atención Plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

Jon Kabat-Zinn define Mindfulness como:

“Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”.

Vivimos una vida tan ajetreada que casi no tenemos tiempo de estar en nosotros mismos, necesitamos desesperadamente herramientas para recuperar la soberanía sobre nuestras vidas.

La atención plena es una herramienta que nos permite estar plenamente comprometidos en el momento presente, sin analizar o “sobre-pensar” la experiencia. En lugar de preocuparte por el futuro o revivir el pasado, la meditación consciente cambia el enfoque sobre lo que está pasando ahora mismo. Se trata, básicamente, de mantener tu concentración y que vuelvas al momento presente cuando tu mente se distrae. Con la práctica habitual, la meditación consciente realmente cambia el cerebro, ya que  refuerza las áreas asociadas con la alegría y la relajación, y debilita las implicadas en la negatividad y el estrés.

 COMER CON INTENCIÓN Y ATENCIÓN

Comer es una actividad natural para satisfacer el hambre y nuestras necesidades de nutrientes. Sin embargo, en un ambiente donde abundan las ofertas de alimentos poco saludables y en una cultura donde la dieta habitual conlleva a la obesidad, comer es a menudo un acto sin consciencia, sólo consumimos los alimentos que tenemos en frente sin darnos cuenta mayormente del proceso, lo que en muchas ocasiones nos lleva a sentirnos culpables de todo lo que hemos comido. Aplicar la técnica del mindfulness en nuestra manera de alimentarnos, nos permite resolver esta relación de amor y odio con la comida.

Es mucho más que comer lento y sin distracciones, sino que acompaña todo el proceso de alimentarnos, tomando consciencia de nuestro cuerpo y emociones asociadas a este acto. Es una herramienta poderosa para desarrollar una relación más saludable y feliz con la comida.