Dejar de Fumar

¿Te has puesto a pensar cuánto daño le haces a tus pulmones con cada cigarro que fumas? Y ¿aún así no logras dejarlos?
Quizás fumas porque te relaja, o tal vez porque te ayuda a compartir con más gente. Sea cual sea la razón de por qué fumas, en PROEN buscamos lo mejor para tu cuerpo y tu salud. Acá te ayudamos a encontrar tu bienestar y equilibrio, con diversas técnicas que te ayudarán a dejar el cigarrillo.

Dejar de Fumar

Disfruta de una nueva vida feliz, libre del cigarro

Según cifras de la Organización Paramericana de la Salud OPS, Chile alcanza al 41% de la población adulta y al 35% de los jóvenes chilenos.

Chile es el país de América con mayor prevalencia de consumo de tabaco.
A pesar de que se han implementado políticas de ambientes libres de humo de tabaco , promoción de los estilos de vida sin tabaco y publicidad donde se muestra que el consumo de esta sustancia constituye uno de los factores de riesgo de enfermedad y muerte más importantes, aún no dejan de fumar. Por otro lado existe un alto % de fumadores que quieren dejar de fumar y la mayoría ya han hecho algunos intentos para conseguirlo; pero no pueden o lo dejan por un tiempo y luego recaen y ya no saben dónde pedir ayuda.

Te fumas tu último cigarro, sales tranquilo y sin querer volver a fumar.

Contamos con una combinación innovadora de técnicas y métodos que tienen un alto éxito para dejar de fumar.

Lo que realmente lo hace único  es que resuelve el verdadero problema: elimina el deseo de fumar.

¿Cuál es una de las técnicas que utilizamos y por qué la usamos?

Según el estudio sobre el método más eficaz de todos los existentes hasta la fecha. En el que Viswesvaran y Frank L. Schmidt compararon los resultados de 633 estudios científicos y los porcentajes de éxito de 15 métodos diferentes para dejar de fumar, se concluyó que la hipnosis para dejar de fumar era el doble de eficaz, que el resto de métodos existentes.

La hipnosis es más eficaz porque fumamos principalmente por cuestiones manejadas desde nuestra mente inconsciente. Y eso dificulta que logremos abandonar un hábito tan arraigado sólo con el esfuerzo de nuestra mente consciente, puesto que la actividad inconsciente de nuestro cerebro supone nada más y nada menos que el 88% del total.

Cada persona fuma por una infinidad de motivos diferentes. Y cada persona asocia sus momentos de tabaco a diversas situaciones, lugares y personas. Y todas estas asociaciones no son controladas de manera consciente, por lo que accedemos a ellas a través de la hipnosis.

Parece magia, pero no lo es. Indudablemente, la hipnosis es un proceso complejo, donde la habilidad del terapeuta supone un factor determinante, al igual que la facilidad para visualizar y relajarse que tenga el paciente y la convicción absoluta que se desea dejar de fumar al 100%. La correcta conjunción de estos factores puede llevar a unos porcentajes de éxito de más del 80%.